Hablemos de proyectos

¿De dónde surgen los proyectos?

William Kilpatrich, (discípulo de Dewey) escribe El método de proyectos”. En este ensayo Kilpatrich define el proyecto como un "acto profundamente lleno de propósito" considerando este "propósito" como la libertad de acción que el alumno debe tener en la construcción de su conocimiento. Esta libertad conlleva el elemento fundamental del método de proyectos: la motivación.
Desde esta premisa la metodología de proyectos apuesta por una educación basada en la acción: ¿qué queremos hacer? ¿cómo lo hacemos?. Este carácter funcionalista se fundamenta en la propia filosofía trasformadora de la educación que pretende la construcción del conocimiento por parte de los niños/as desde su inmersión en tareas concretas que, libremente decididas por ellos, genera acciones también concretas y que permiten la vivencia de su propio desarrollo individual y colectivo.
Lo más importe es que los niños sean capaces de utilizar su capacidad para hacer proyectos y para organizar el trabajo. Se trata, por tanto, de un método que permite que los niños se encuentren bien dentro de un montón de túneles que tendrán, poco a poco que superar, abandonar y sustituir. En su gran capacidad de negociación entre ellos nacerá así, una forma de inteligencia diversa, con actitudes diversas cuando son capaces de converger para dar, como fruto, muchas ideas.
Malaguzzi, L(2001) pag 101
Ideas para vivir:
  • Una aventura. ¿Hacemos un viaje por el espacio exterior? ¡Seamos piratas, príncipes y princesas!
  • Para resolver las dudas planteadas ante un dilema: ¿Cómo se comunican los delfines? ¿Para qué sirven los imanes?
  • Para resolver un conflicto: ¿De quién será esa huella? ¿Hacemos experimentos?
  • Para crear juntos: ¡Somos artistas!
  • Para construir entre todos/as : ¿Cómo construimos un barco? ¿Cómo podemos construir un huerto en nuestro cole?
Ideas para soñar.

encontraréis las fases que podéis utilizar para realizar un proyecto en el aula.

 

 

¿Por qué trabajamos por proyectos?

Porque trabajar por proyectos implica escuchar al niñ@ y hacerle protagonista de su propio aprendizaje.

Porque gracias a los proyectos la ilusión se palpa en las aulas, la motivación crece y los aprendizajes llegan de manera natural.

Porque trabajar en un proyecto lleva al niñ@ a:

Colaborar con sus amig@s. Escuchar a los demás y ser paciente.

Elegir el tema que queremos investigar. Contar sus intereses y conocimientos.

 
Buscar información. Criticar lo que no le gusta y dar alternativas. Proponer actividades a realizar.

Realizar las actividades propuesta. Evaluar el proyecto. Decidir uno nuevo.

Porque trabajar por proyectos permite al docente salirse de los convencionalismos, diseñando nuevas formas de hacer, conocer, estar y mimar. Mirar por ell@s y para ell@s.

Porque trabajar por proyectos permite a las familias implicarse en la educación de sus hijos de manera constructiva, ayudándolos a buscar, acercándose al aula en calidad de expertos, de ayudantes...

Porque trabajar por proyectos es mágico y esa magia hace que todos y todas aprendamos juntos y seamos un poquito más felices y creativos.



Un viaje a las estrellas.


¿Podemos hablar de competencias y proyectos?

Hablar de competencias implica hablar de saber hacer, un hacer que mira a la acción, a la manipulación, a la práctica. Practicar implica: tocar, mirar, ver, oler, sentir, descubrir, manipular...
Una práctica que está en la vida, en las casas, en la escuela.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a expresar sus sentimientos, sus deseos, sus inquietudes y cosas que quiere hacer. Competencia lingüística.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a razonar para saber cuántos somos, a cuántos tocamos o dónde guardamos los materiales. Competencia matemática.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a observar a los animales, a las plantas, a cuidar la naturaleza. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a buscar información en función de sus intereses y los intereses del grupo. Competencia en tratamiento de la información y competencia digital.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a mirar al otro, al compañero, al mundo, al crear y generar juntos, al compartir las costumbres, los juegos, la vida. Competencia social y ciudadana.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a contemplar la cultura, el arte, generar arte.Competencia cultural y artística.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a curiosear, investigar, planificar, indagar, reflexionar, amar. Competencia para aprender a aprender.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a mirarse, a descubrir sus potencialidades, a entusiasmarse por el hacer, por desarrollarse y por crecer. Competencia autonomía e iniciativa personal.
  • Una escuela que enseña al niñ@ a quererse, a ser amigos, a ayudar a los demás, a potenciar sus cualidades, su saber hacer, sus sentimientos y sus emociones para sentirse BIEN. Competencia emocional.
    Y crecer autónomo, independiente, crítico. LIBRE.
Trabajar por proyectos en el aula implica todo esto, pero además todo esto muchas veces, en cada fase, en cada decisión, en cada reflexión, en cada análisis. Al trabajar por proyectos hacemos que los niñ@s sean responsables, capaces, por lo tanto competentes.

LAS HORMIGAS LLEGAN AL AULA

C o m p e t e n c i a E m o c i o n a l
¿Competencias y proyectos?
Podéis encontrar más información sobre el tratamiento de las competencias básicas en los proyectos de trabajo en la “Guía fácil para programar en Educación Infantil (0-6 años)Trabajar por proyectos”

No hay comentarios:

Publicar un comentario